¿Sabes como evitar las estafas online este verano?

Fraudes en internet

Cómo evitar las estafas y fraudes en Internet

¿Quién no ha oído alguna vez la frase «lo barato sale caro?»

Llegó el verano y las ganas de disfrutar de unas merecidas vacaciones. Muchos de nosotros aprovechamos parte de nuestro tiempo libre para navegar por Internet en busca de algún chollo u oferta vacacional, o quizás para adquirir algún artículo que necesitemos a precio de ganga.

Pues bien, no debemos olvidar permanecer alerta, ya que los cibercriminales conocen de nuestros hábitos de compra, y aprovechan esta época del año para “enganchar” a los internautas con prácticas y estrategias que les hacen caer en la trampa de las “estafas online”.

¿Quién no ha recibido durante estos días correos electrónicos no deseados, lo que se denomina “spam”, ofreciéndonos ofertas en vuelos u hoteles, o algún descuento para realizar un viaje? Debemos desconfiar de este tipo de enlaces, ya que nos pueden dirigir a sitios infectados, que en muchas ocasiones sirven de “puerta” para el robo de nuestros datos o identidad.

Otra amenaza la constituye el envío de un email en el que nos informan de facturas pendientes de abono, o bien que nuestro pedido no ha podido ser entregado. A un sólo golpe de click, podemos poner en peligro no sólo nuestra información sino también nuestras contraseñas. Resulta aconsejable eliminar todos los correos “basura” que recibamos, y evitar abrir los “no identificados”, evitando así “intrusiones” en nuestros equipos informáticos.

En la actualidad, resulta sencillo desarrollar un sito web de aspecto fiable, por lo que vamos a proporcionaros una serie de consejos para evitar que un “cibersusto”  os arruine el verano.

Lo más importante a la hora de realizar una compra online es buscar los signos de confianza, factor determinante para realizar una compra en Internet.

Cada vez es más habitual incorporar en las webs el Sello “Confianza Online”, el cual distingue a aquéllas empresas que han decidido adquirir un compromiso de responsabilidad con los usuarios. Este sello es uno de los elementos que más confianza genera en los consumidores ecommerce.

Este distintivo nos indica que la página se encuentra alojada bajo un servidor seguro SSL, ofreciéndonos información completa de la empresa o titular del dominio así como de su política de protección de datos. De igual manera, tenemos la posibilidad de presentar una reclamación online en caso de existir algún tipo de incidencia en nuestra compra.

No debes olvidar nunca leer siempre los términos y condiciones de compra (plazos de entrega, modos de pago, devoluciones…) antes de realizar tus pedidos, y prestar especial atención al aceptar los términos de privacidad LOPD, ya que en muchas ocasiones, con tu “click”, estás consintiendo expresamente en el envío de comunicaciones comerciales o cesiones de tus datos a terceros.

A la hora de realizar el pago, asegúrate de que aparezca el icono de un candado o llave sin romperse abajo, en la barra de estado de la ventana del navegador, siempre bajo el protocolo https://… utilizando al tiempo un sistema de doble autenticación.

Es igual de recomendable que para realizar tus compras en la red utilices una única “tarjeta de crédito”, ya que en caso de “fraude” o “hackeo”, sólo debes preocuparte por ésta, pudiendo controlar mejor todos tus movimientos bancarios. Aunque aún no es una opción muy conocida por los consumidores, existen las denominadas “tarjetas prepago” emitidas por entidades bancarias, en las que el usuario puede realizar transacciones en Internet, hasta agotar el importe cargado en su saldo, con una amplia garantía de seguridad.

Por otra parte, debes asegurarte de tener instalado y actualizado un buen anti-virus en tu equipo, así como un firewall. El mercado nos ofrece una amplia oferta, por lo que a buen seguro, encontrarás el que más se ajusta a tus necesidades.

Por último, y en lo que se refiere a las contraseñas, debes elegir aquéllas que sean más seguras, siguiendo algunas pautas como las que a continuación te indicamos:

– Deberán disponer de caracteres alfanuméricos, alternando letras mayúsculas y minúsculas, incluyendo símbolos o caracteres especiales (*,%, @).

– La longitud nunca debe ser inferior a ocho caracteres.

– No debe usarse la misma contraseña para diferentes cuentas.

– La contraseña nunca debe contener información que sea sencilla de descubrir (por ejemplo el nombre de nuestra mascota, fecha de nacimiento…).

– No dejes tus claves a la vista y por supuesto, no se las comuniques a terceros.

En definitiva, aunque todos esos descuentos, ofertas o gangas resulten “tentadoras”, nadie «regala duros a cuatro pesetas» como bien expresa el viejo dicho popular, por lo que no está de más hacer de “Sherlock Holmes” antes de contratar un servicio o adquirir un producto en la Red.

Sobre Mónica Martín

Experta en asesoría de protección de datos. Consultora de Nuevas Tecnologías e Internet

Mónica Martín en Google+

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>