LOPD y Videovigilancia, ¿se cumple correctamente con la normativa?

ley proteccion de datos camaras de vigilanciaLa principal finalidad de la videovigilancia es la de garantizar la seguridad de bienes y personas, permitiendo la captación, y, en algunos casos, la grabación de información personal en forma de imágenes. Cuando el uso de videocámaras afecta a personas identificadas o identificables, la instalación de dichos dispositivos debe someterse a la vigente normativa de la Ley Orgánica de Protección de datos de carácter personal.

Por otra parte, la Instrucción 1/2006, de 8 de noviembre, tiene como objetivo regular y garantizar los derechos de la personas cuyas imágenes son captadas con fines de vigilancia, debido al fuerte incremento que últimamente está experimentando la instalación de cámaras, videocámaras y otros aparatos de grabación. Las obligaciones de la cita instrucción, igualmente resultan exigibles a aquéllos entes que se limitan a visualizar en tiempo real el espacio público, titularidad de las Administraciones Públicas.

No siempre la instalación de los sistemas de videovigilancia se adecúa a los principios legales establecidos por la LOPD, como veremos en los siguientes casos reales.

– Cámaras con acceso a la vía pública.

Hace unas semanas, la Agencia Española de Protección de datos de Euskadi, abría un procedimiento en relación al uso de cámaras externas por parte de los autobuses urbanos que recorren la ciudad de San Sebastián, incurriendo en sanción grave, con una multa de 20.000 euros para la empresa gestora. El motivo es la grabación del recorrido completo que realizan los autobuses, captando imágenes de las vías, calzadas, aceras y por ende personas y rostros.

Hay que recordar que la legitimación para el uso de instalaciones de videovigilancia en vías públicas, corresponde exclusivamente a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. Incluso en este caso, los ciudadanos han de ser conocedores de si su imagen está siendo grabada, ya que sólo de esa manera, podrán decidir sobre el uso de la misma como dato personal que es.

– Espacios protegidos por el derecho a la intimidad.

El Hotel Ritz de Madrid anunció hace unos días que procedería a retirar unas cámaras de videovigilancia que se encontraban instaladas en uno de los aseos ubicado en las zonas comunes, las cuales, nunca habían estado operativas, ya que eran falsas y la finalidad de su instalación era de carácter “disuasorio”.

Y es que según dictamen de la AEPD, “en ningún caso podrán instalarse estos medios (cámaras) en espacios protegidos por el derecho a la intimidad como baños, vestuarios o aquellos en los que se desarrollen actividades cuya captación pueda afectar a la imagen o a la vida privada como los gimnasios”.

Estos son algunos claros ejemplos que muestran que el uso de las instalaciones de cámaras y videocámaras debe seguir las pautas establecidas por la protección de datos, desde su captación, almacenamiento, reproducción y posterior cancelación.

Para una mayor información acerca de la correcta adecuación de los sistemas de videovigilancia a la normativa LOPD, puede consultar en nuestro apartado videovigilancia y la protección de datos. http://www.movalen.com/videovigilancia-y-la-proteccion-de-datos.

Sobre Mónica Martín

Experta en asesoría de protección de datos. Consultora de Nuevas Tecnologías e Internet

Mónica Martín en Google+

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>