Cloud computing para empresas: ventajas e inconvenientes

cloud computing

Cloud Computing Nube

El cloud computing es una tecnología relativamente novedosa, que ofrece una serie de interesantes posibilidades a las empresas. La computación en la nube se presenta como una válida alternativa para alcanzar ventajas de orden superior en un mercado altamente competitivo, siempre y cuando se ponderen adecuadamente las ventajas y las garantías de seguridad.

Así, según un estudio realizado, el 60% de las empresas españolas ya son usuarias de servicios de cloud computing.

Si bien es cierto que estos servicios ofrecidos a través de la red reportan importantes ventajas a las empresas y usuarios, no es menos cierto que también deben valorarse los inconvenientes que presentan para sopesar su adopción.

Así, entre las ventajas podemos hacer mención a una reducción económica de costes, pues el mantenimiento y gestión que precisa la infraestructura TIC, se minimiza o desaparece. En este sentido ya no será necesaria la existencia de determinadas personas que se ocupen de estas tareas asiduamente, ya que la propia plataforma o prestador de servicios cloud computing lo va a realizar por la empresa. Tampoco será necesaria la inversión en aplicaciones, software de gestión, herramientas operativas, licencias, actualizaciones, dispositivos, etc…, pues ya vienen facilitados por el referido prestador, o alguno de sus partners. Por otra parte, permite también una atractiva economía de escala, ya que el usuario únicamente paga por lo que consume.

Otro punto importante, es la facilidad de acceso al servicio, pues el usuario podrá acceder al mismo mediante una sencilla identificación y autenticación consistente en un nombre de usuario y una contraseña desde cualquier terminal conectado a Internet, ubicado en cualquier lugar del mundo. De este modo, se favorece la compartición dentro de la propia empresa de bases de datos, correo electrónico corporativo, permitiendo la compartición de recursos, e información entre el personal debidamente autorizado.

En último término, destacar una mejora en el rendimiento del servicio, puesto que la implementación de cualquier tipo de servicio viene dada por el propio prestador del servicio cloud computing, normalmente mediante un formato válido e interoperable para el usuario.

Una vez descritas las ventajas pasemos a analizar los inconvenientes.

Así generalmente, la relación entre ambas partes de los servicios de cloud computing debe plasmarse en un contrato de prestación de servicios “ad hoc”, y utilizamos esta locución latina, para expresar que el usuario debería rechazar todos aquellos contratos normalizados, tipo o de adhesión. En el referido contrato de prestación de servicios cloud computing deben referenciarse todos aquellos aspectos que refiere la Ley Orgánica de Protección de datos (LOPD) a este respecto (safe harbour, portabilidad y ubicación de datos, transferencia internacional de datos, medidas de seguridad, encargado de tratamiento, etc). Una solución definitiva es que el prestador en la nube facilite una certificación de seguridad, que acredite el cumplimiento de la legalidad en las distintas fases del ciclo de la información a su cargo.

Ahora bien, siendo el contrato la piedra angular de la regulación del servicio entre partes, no se debe olvidar los riesgos existentes en este novedoso sector de la tecnología.

Por un lado, no debe existir falta de transparencia en las condiciones en las que se presta el servicio, ni tampoco falta de control del responsable de la información sobre el uso y gestión de los datos personales que administra.

El usuario con carácter previo a la contratación debe conocer las condiciones en que el prestador del servicio en la nube va a realizar el mismo. Especialmente, haciendo hincapié en las garantías de calidad y cumplimiento legal que le ofrece el proveedor.

El usuario debe conocer con exactitud quién está realizando el tratamiento de los datos de su organización. Ello conlleva que el propio usuario sea quien tome las oportunas decisiones en cuanto a que datos deben ser almacenados en la nube, y cuales debe mantener en sus propios sistemas de información. Especialmente, ello debe valorarse en función de una variable principal: el nivel de seguridad otorgado por la normativa.

Que es Cloud Computing

Cloud Computing

En definitiva, la contratación de servicios cloud computing por parte de las empresas debe obedecer a una valoración previa de distintos parámetros: por una lado, el de la oportunidad de establecer una nueva estrategia empresarial, aprovechando una reciente sinergia tecnológica como ventaja competitiva; por otro lado, que la implementación de dicha tecnología permita obtener unas mínimas garantías de calidad y cumplimiento legal en materia de tratamiento de la información por parte del proveedor de servicios en la nube.

Por tanto, para implementar la tecnología cloud computing debe obtenerse un balance positivo entre los riesgos asumidos y las salvaguardas, en forma de medidas organizativas y técnicas, proporcionadas por el proveedor de servicios en la nube.

Sobre Mario Duran Gracia

Experto en derecho del Comercio Electrónico. Amplia experiencia LOPD, ENS, y SGSI. Consultor Nuevas Tecnologías de la Información

Mario Duran en Google+

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>