Videovigilancia

Aumentan los espacios videovigilados en la provincia de Valencia

videovigilancia normativa

camara de videovigilancia

El número de espacios videovigilados en la provincia de Valencia se ha visto incrementado en los dos últimos años, concretamente en un 63,3 %.

El mayor aumento en la instalación de este tipo de dispositivos se ha producido en comercios y comunidades de propietarios, con fines de seguridad.

Existen por otra parte los ficheros de titularidad pública, por ejemplo los registrados por FGV (Ferrocarrils de la Generalitat Valenciana (FGV), los cuales tienen instaladas un número total de 1.432 cámaras, distribuidas en estaciones, talleres, trenes y tranvías.

La seguridad y la vigilancia, en ningún modo resultan incompatibles con el derecho a la protección de la imagen, considerado como dato personal, lo cual exige respetar siempre la normativa existente en materia de protección de datos.

Así, la INSTRUCCIÓN 1/2006, de 8 de noviembre, de la Agencia Española de Protección de Datos obliga a los responsables de este tipo de sistemas a cumplir con el deber de información previsto en el Artículo 5 de la Ley de Protección de datos, colocando los correspondientes carteles informativos, y las imágenes, podrán ser solicitadas por los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado cuando así lo requieran. Igualmente, las imágenes se deben eliminar en el plazo máximo de un mes desde su captación.

Nunca hay que olvidar que la utilización de sistemas de grabación, debe ser proporcional al fin que se persigue, y en todo caso, deberá ser legítimo.

El debate se encuentra abierto: ¿derecho a la intimidad o seguridad?

Si necesita mayor información, puede dirigirse a nuestro apartado http://www.movalen.com/videovigilancia-y-la-proteccion-de-datos.

¿Vivimos en ciudades hipervigiladas?

videovigilancia lopd

camaras de videovigilancia

¿Qué es la videovigilancia?

Según los términos recogidos por la Real Academia Española, es aquélla vigilancia que se realiza a través de un sistema de cámaras, ya sean fijas o móviles.

La imagen, entendiéndose como la figura o representación de una persona, se encontraría dentro de lo que definimos como dato de carácter personal, y por tanto, amparada bajo la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de protección de datos, así como en su normativa de desarrollo. De hecho, el Artículo 3 de la LOPD, define como dato personal “cualquier información concerniente a personas físicas identificadas o identificables”.

Por tanto, aquéllas imágenes que sean recogidas por videocámaras, deberán estar reguladas por la normativa vigente en protección de datos. El uso de las mismas debe seguir ciertas reglas que rigen todo el proceso desde su captación, almacenamiento, reproducción y cancelación, siempre garantizando los derechos del afectado.

La instalación de este tipo de dispositivos se ha disparado en los últimos años, y lo cierto es que resulta difícil conocer el número exacto de cámaras que puede haber instaladas en toda una ciudad.

LOPD y Videovigilancia, ¿se cumple correctamente con la normativa?

ley proteccion de datos camaras de vigilanciaLa principal finalidad de la videovigilancia es la de garantizar la seguridad de bienes y personas, permitiendo la captación, y, en algunos casos, la grabación de información personal en forma de imágenes. Cuando el uso de videocámaras afecta a personas identificadas o identificables, la instalación de dichos dispositivos debe someterse a la vigente normativa de la Ley Orgánica de Protección de datos de carácter personal.

Por otra parte, la Instrucción 1/2006, de 8 de noviembre, tiene como objetivo regular y garantizar los derechos de la personas cuyas imágenes son captadas con fines de vigilancia, debido al fuerte incremento que últimamente está experimentando la instalación de cámaras, videocámaras y otros aparatos de grabación. Las obligaciones de la cita instrucción, igualmente resultan exigibles a aquéllos entes que se limitan a visualizar en tiempo real el espacio público, titularidad de las Administraciones Públicas.

No siempre la instalación de los sistemas de videovigilancia se adecúa a los principios legales establecidos por la LOPD, como veremos en los siguientes casos reales.

– Cámaras con acceso a la vía pública.

Hace unas semanas, la Agencia Española de Protección de datos de Euskadi, abría un procedimiento en relación al uso de cámaras externas por parte de los autobuses urbanos que recorren la ciudad de San Sebastián, incurriendo en sanción grave, con una multa de 20.000 euros para la empresa gestora. El motivo es la grabación del recorrido completo que realizan los autobuses, captando imágenes de las vías, calzadas, aceras y por ende personas y rostros.

Hay que recordar que la legitimación para el uso de instalaciones de videovigilancia en vías públicas, corresponde exclusivamente a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. Incluso en este caso, los ciudadanos han de ser conocedores de si su imagen está siendo grabada, ya que sólo de esa manera, podrán decidir sobre el uso de la misma como dato personal que es.

– Espacios protegidos por el derecho a la intimidad.

El Hotel Ritz de Madrid anunció hace unos días que procedería a retirar unas cámaras de videovigilancia que se encontraban instaladas en uno de los aseos ubicado en las zonas comunes, las cuales, nunca habían estado operativas, ya que eran falsas y la finalidad de su instalación era de carácter “disuasorio”.

Y es que según dictamen de la AEPD, “en ningún caso podrán instalarse estos medios (cámaras) en espacios protegidos por el derecho a la intimidad como baños, vestuarios o aquellos en los que se desarrollen actividades cuya captación pueda afectar a la imagen o a la vida privada como los gimnasios”.

Estos son algunos claros ejemplos que muestran que el uso de las instalaciones de cámaras y videocámaras debe seguir las pautas establecidas por la protección de datos, desde su captación, almacenamiento, reproducción y posterior cancelación.

Para una mayor información acerca de la correcta adecuación de los sistemas de videovigilancia a la normativa LOPD, puede consultar en nuestro apartado videovigilancia y la protección de datos. http://www.movalen.com/videovigilancia-y-la-proteccion-de-datos.

Aumentan los negocios con videovigilancia y las sanciones en proteccion de datos

videovigilancia

Camara videovigilancia

El tratamiento de la imagen de las personas se ha convertido en un elemento permanente de nuestro día a día, incrementándose el uso de cámaras y videocámaras. De hecho, en los tres últimos años, se ha visto duplicado el número de negocios y Administraciones Públicas que han instalado sistemas de videovigilancia con la finalidad de garantizar la seguridad de los bienes y personas, o de igual forma, como herramienta para verificar el cumplimiento por parte del trabajador de sus obligaciones laborales.

Cifras facilitadas por la Agencia Española de Protección de datos señalan que a comienzos de 2009 eran 177 las entidades que contaban con estos sistemas de seguridad, y a fecha 1 de Noviembre de 2013 alcanzaban las 2.235 (2.170 de titularidad privada, y 65 de titularidad pública).

Por sectores, nos encontramos que uno de cada cuatro negocios con videovigilancia es un comercio, un diez por ciento bares y restaurantes, y por último, nos encontramos con las comunidades de propietarios, que han visto incrementada la instalación de cámaras para la vigilancia de sus garajes, portales y zonas comunes en la finca.

El uso de estos sistemas de seguridad debe seguir ciertas normas que rigen todo el proceso desde la captación de las imágenes hasta su posible cancelación. Con la finalidad de adecuar estos tratamientos a la Ley de Protección de datos, se dictó la Instrucción 1/2006, de 8 de noviembre, de la Agencia Española de Protección de Datos, sobre el tratamiento de datos personales con fines de vigilancia a través de sistemas de cámaras o videocámaras.

Normativa que en algunos casos se ve vulnerada, colisionando con ello la libertad de las personas, lo que hace aumentar igualmente el número de denuncias ante la AEPD, duplicándose el número de sanciones de cinco a diez en los últimos años.

Si desea tener una mayor información sobre la adecuación y nuestros servicios LOPD relativos a la videovigilancia puede consultar nuestro sitio web http://www.movalen.com/videovigilancia-y-la-proteccion-de-datos.

La videovigilancia en el ámbito laboral

Logotipo videovigilancia

Cartel informativo videovigilancia

En primer término, cabe señalar, que el artículo 20.3 del Estatuto de los Trabajadores faculta al empresario para adoptar las medidas que estime más oportunas de vigilancia y control para verificar el cumplimiento por el trabajador de sus obligaciones y deberes laborales, guardando en su adopción y aplicación la consideración debida a su dignidad humana y teniendo en cuenta la capacidad real de los trabajadores disminuidos, en su caso. Entre estas medidas puede estar la captación y/o tratamiento de imágenes sin consentimiento.

No obstante, lo expresado en el párrafo precedente, no legitima per se, al empresario para la instalación de cámaras de videovigilancia, es decir, a llevar a cabo un tratamiento de los datos personales de los empleados (imágenes) en el centro de trabajo. Este tratamiento a través de la videovigilancia será posible, aun sin contar con el consentimiento del afectado, siempre y cuando el empresario informe o comunique debidamente a los trabajadores expresamente, la instalación de las mismas, así como su ubicación, y una serie de datos adicionales que deben ser conocidos por el empleado, tal y como reconocía la Sentencia del Tribunal Supremo, de 18 de junio de 2006. Por tanto, el establecimiento de medidas de vigilancia y control,una vez legítimamente aceptado por el trabajador cumpliendo los requisitos exigidos al empresario pasarán a formar parte de la propia relación laboral.